Entradas etiquetadas: cortitos

Fe

¿Cómo es que sucede el misterio precioso de la fe? A algunos los alcanza en el camino de la vida, apenas perceptible hasta que ya es demasiado tarde para ser desarraigada. Otros se tropiezan con ella y caen del caballo

Fe

¿Cómo es que sucede el misterio precioso de la fe? A algunos los alcanza en el camino de la vida, apenas perceptible hasta que ya es demasiado tarde para ser desarraigada. Otros se tropiezan con ella y caen del caballo

El olvido

Últimamente olvidaba todo. Y esas frases con las que solía jugar en su mente para su goce literario, aquellas floribundas sentencias que solía hilvanar, se diluían ahora mucho antes de que lograra vaciarlas al portátil. No conocía la causa. No

El olvido

Últimamente olvidaba todo. Y esas frases con las que solía jugar en su mente para su goce literario, aquellas floribundas sentencias que solía hilvanar, se diluían ahora mucho antes de que lograra vaciarlas al portátil. No conocía la causa. No

El lago

Apareció un charco en el terreno después de la lluvia, pero para los niños no era sino un lago que miraban con asombro preguntándose cómo era posible, quién lo había puesto allí durante la noche. No les correspondía a ellos

El lago

Apareció un charco en el terreno después de la lluvia, pero para los niños no era sino un lago que miraban con asombro preguntándose cómo era posible, quién lo había puesto allí durante la noche. No les correspondía a ellos

El pingüino

Nunca se supo si Jacqueline Silva, del segundo grado en la escuela básica del barrio, tenía en realidad un pingüino viviendo en la tina de su baño. Era un secreto a voces dentro del salón de clases a pesar de

El pingüino

Nunca se supo si Jacqueline Silva, del segundo grado en la escuela básica del barrio, tenía en realidad un pingüino viviendo en la tina de su baño. Era un secreto a voces dentro del salón de clases a pesar de

Santidad

El carisma no significaba santidad y ella lo sabía. Detestaba el halo de virtud que la gente solía colgarle siendo que ella conocía la verdad. Gastaba mucho tiempo y aliento en tratar de no mentir, en dejar claro el asunto

Santidad

El carisma no significaba santidad y ella lo sabía. Detestaba el halo de virtud que la gente solía colgarle siendo que ella conocía la verdad. Gastaba mucho tiempo y aliento en tratar de no mentir, en dejar claro el asunto

Los mayores

Mientras sostiene el pie sobre la toalla listo para ser secado, la imagen de Jesucristo con un delantal a la cintura, sentado en un banquillo esperando los pies de sus discípulos, acude a su memoria. Pero no es un discípulo

Los mayores

Mientras sostiene el pie sobre la toalla listo para ser secado, la imagen de Jesucristo con un delantal a la cintura, sentado en un banquillo esperando los pies de sus discípulos, acude a su memoria. Pero no es un discípulo

Pensamientos paralelos.

Va camino a Santiago para tomar el vuelo al norte y mientras su hermana le habla sobre hostales en San Pedro de Atacama, ella no puede dejar de pensar en que no quiere que Gisella, su amiga, se muera y

Pensamientos paralelos.

Va camino a Santiago para tomar el vuelo al norte y mientras su hermana le habla sobre hostales en San Pedro de Atacama, ella no puede dejar de pensar en que no quiere que Gisella, su amiga, se muera y

El Bazar

Había un bazar en esa calle, un poco más abajo de lo que entonces era la panadería Recreo. Yo tendría ocho o nueve años y cada vez que me mandaban a comprar el pan, pasaba a ver la muñeca flaca

El Bazar

Había un bazar en esa calle, un poco más abajo de lo que entonces era la panadería Recreo. Yo tendría ocho o nueve años y cada vez que me mandaban a comprar el pan, pasaba a ver la muñeca flaca

Canas

Ella siempre deseó un manchón albo sobre su frente, un lunar de canas igual al del abuelo. En cambio, las suyas brotaron por aquí y por allá sin control, ocultándose bajo los cabellos oscuros sin ningún plan definido.

Canas

Ella siempre deseó un manchón albo sobre su frente, un lunar de canas igual al del abuelo. En cambio, las suyas brotaron por aquí y por allá sin control, ocultándose bajo los cabellos oscuros sin ningún plan definido.

La cocina

Eran los libros de cocina de mi mamá. De ellos obtenía recetas de Navidad y Año Nuevo para sorprendernos, siempre dudando del resultado, pidiendo disculpas por adelantado, amargando en algo el sabor a la comida, sólo lo justo y necesario

La cocina

Eran los libros de cocina de mi mamá. De ellos obtenía recetas de Navidad y Año Nuevo para sorprendernos, siempre dudando del resultado, pidiendo disculpas por adelantado, amargando en algo el sabor a la comida, sólo lo justo y necesario