Archivo de Categorías: textos de la imaginación

Cariño

El balde huele mal, pero no puede hacerse de otro. Huele a rancio. Demasiado tiempo lavando en él las mantas de su creatura, herencia de su madre y de su abuela. Tenía 120 años y la inteligencia de un crío

Cariño

El balde huele mal, pero no puede hacerse de otro. Huele a rancio. Demasiado tiempo lavando en él las mantas de su creatura, herencia de su madre y de su abuela. Tenía 120 años y la inteligencia de un crío

El reloj

Usaba un reloj a cuerda que pidió para su cumpleaños. A veces olvidaba darle vueltas a la manillita y debía ponerlo a la hora según la posición del sol y luego esperar el paso de algún peregrino para comprobar que

El reloj

Usaba un reloj a cuerda que pidió para su cumpleaños. A veces olvidaba darle vueltas a la manillita y debía ponerlo a la hora según la posición del sol y luego esperar el paso de algún peregrino para comprobar que

No estoy enamorada

No es una idea profunda y romántica. Es sólo que cuando veo a su hijo, el mayor, se me revuelven las hormonas. Serán sus piernas arqueadas tal vez, o su cabello negro con patillas entrecanas o el hecho de que

No estoy enamorada

No es una idea profunda y romántica. Es sólo que cuando veo a su hijo, el mayor, se me revuelven las hormonas. Serán sus piernas arqueadas tal vez, o su cabello negro con patillas entrecanas o el hecho de que

Hábito

Tres cosas no podía olvidar y las chequeaba cada mañana: las llaves, el celular, el reloj.

Hábito

Tres cosas no podía olvidar y las chequeaba cada mañana: las llaves, el celular, el reloj.

Ceguera

Estaba segura de que, a pesar de tenerla frente a frente, su amiga no vería en ella, a través de la niebla de sus cataratas, los ojos humedecidos por la pena.

Ceguera

Estaba segura de que, a pesar de tenerla frente a frente, su amiga no vería en ella, a través de la niebla de sus cataratas, los ojos humedecidos por la pena.

Carácter

Era apenas un pendejo de siete años pero cuando se enojaba llamaba “señora” a su mamá.

Carácter

Era apenas un pendejo de siete años pero cuando se enojaba llamaba “señora” a su mamá.

Bichos

La primera vez que vio un bicho, no supo que lo era hasta meses después cuando alguien se lo explicó. Parecía una criatura sacada de esas antiguas películas de ciencia ficción que pasaban en la televisión abierta cuando ella era

Bichos

La primera vez que vio un bicho, no supo que lo era hasta meses después cuando alguien se lo explicó. Parecía una criatura sacada de esas antiguas películas de ciencia ficción que pasaban en la televisión abierta cuando ella era

Canas

Ella siempre deseó un manchón albo sobre su frente, un lunar de canas igual al del abuelo. En cambio, las suyas brotaron por aquí y por allá sin control, ocultándose bajo los cabellos oscuros sin ningún plan definido.

Canas

Ella siempre deseó un manchón albo sobre su frente, un lunar de canas igual al del abuelo. En cambio, las suyas brotaron por aquí y por allá sin control, ocultándose bajo los cabellos oscuros sin ningún plan definido.