Archivo de Categorías: textos ajenos

la historia del amor

Este es un libro, una autora, que descubrí recientemente. Maravilloso. Los dos. “Aprendió a vivir con la verdad. No a aceptarla, sino a vivir con ella. Era como vivir con un elefante. Pero su habitación era muy pequeña, y cada

la historia del amor

Este es un libro, una autora, que descubrí recientemente. Maravilloso. Los dos. “Aprendió a vivir con la verdad. No a aceptarla, sino a vivir con ella. Era como vivir con un elefante. Pero su habitación era muy pequeña, y cada

Palabras de un enamorado

Esto no lo leí sino que lo escuché en un documental sobre Graham Greene que ví ayer en el canal de Film & Arts. Son palabras dedicadas a la mujer que le robó el corazón por gran parte de su

Palabras de un enamorado

Esto no lo leí sino que lo escuché en un documental sobre Graham Greene que ví ayer en el canal de Film & Arts. Son palabras dedicadas a la mujer que le robó el corazón por gran parte de su

El americano impasible

“Había un gran espejo que decía misteriosamente Café de la Pair; quizá había ido a parar por accidente entre el hierro viejo. Yo también sentía que había ido a parar allí por error”. Graham Greene, El Americano Impasible, pág. 167.

El americano impasible

“Había un gran espejo que decía misteriosamente Café de la Pair; quizá había ido a parar por accidente entre el hierro viejo. Yo también sentía que había ido a parar allí por error”. Graham Greene, El Americano Impasible, pág. 167.

Así se empieza

“Cuando yo tenía tres años mi madre me metía a hurtadillas en un cine dos o tres veces por semana. Mi primera película fue El jorobado de Notre Dame, de Lon Chaney. Aquel lejano día de 1923 se me curvó

Así se empieza

“Cuando yo tenía tres años mi madre me metía a hurtadillas en un cine dos o tres veces por semana. Mi primera película fue El jorobado de Notre Dame, de Lon Chaney. Aquel lejano día de 1923 se me curvó

Greene

“Me tendió la pipa y meneó la cabeza. Cuando hube aspirado el opio, su presencia o su ausencia dejaron de importarme demasiado”. Graham Greene, El Americano Impasible, pág. 17.

Greene

“Me tendió la pipa y meneó la cabeza. Cuando hube aspirado el opio, su presencia o su ausencia dejaron de importarme demasiado”. Graham Greene, El Americano Impasible, pág. 17.

Fuong

“- ¿Todavía está enamorado de ti, Fuong? – acostarse con una anamita es como acostarse con un pájaro; gorjean y cantan sobre la almohada. En otra época me había parecido que ninguna voz cantaba como la de Fuong. Estiré la

Fuong

“- ¿Todavía está enamorado de ti, Fuong? – acostarse con una anamita es como acostarse con un pájaro; gorjean y cantan sobre la almohada. En otra época me había parecido que ninguna voz cantaba como la de Fuong. Estiré la