El lago

Apareció un charco en el terreno después de la lluvia, pero para los niños no era sino un lago que miraban con asombro preguntándose cómo era posible, quién lo había puesto allí durante la noche. No les correspondía a ellos preocuparse, como los adultos, por el hecho de que no habrá techo en el vecindario que soporte el próximo temporal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: