Santidad

El carisma no significaba santidad y ella lo sabía. Detestaba el halo de virtud que la gente solía colgarle siendo que ella conocía la verdad. Gastaba mucho tiempo y aliento en tratar de no mentir, en dejar claro el asunto ante quien tuviera al frente para no sentirse una impostora. Porque el carisma no implica santidad. Y eso la gente no lo entiende.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: